Homenaje, de Dalmacio H. Balagtás

A Salvador Rueda

Embajador poeta que vienes a esta tierra
donde flameó un dia la enseña roja y gualda
toma las galas todas que mi solaz encierra
y danos de tus rimas la perennal guirnalda

De tus gloriosos versos la prodigiosa alquimia
afianzará los vínculos de nuestra antigua alianza
que no en balde parlamos la hispana lengua eximia
y bruñó el sol nativo del quijote la lanza

No morirá en mi tierra la lengua de Castilla
la cultura española no encontrará su ocaso
las leyes del Rey Sabio tendrán vida inmortal

porque en la historia un nombre eternamente brilla
al lado de Cervantes, Molina y Garcilaso
el nombre de aquel vate, héroe y mártir: Rizal

1915